Así son las villas prefabricadas ecológicas que pueden revolucionar Indonesia

Cada vez asistimos a ejemplos más punteros y disruptivos de construcción sostenible destinada a entornos remotos, terrenos difíciles o desiguales o zonas rurales alejadas. Hoy traemos un innovador diseño procedente de Bali.

Si en otras ocasiones artífices de la talla de Stefano Boeri nos han sorprendido con proyectos como las ciudades-bosque en China o Cancún -o edificios-bosque para limpiar el aire de urbes como El Cairo-, hoy toca hablar de las increíbles ideas de la arquitecta Alexis Dornier, que ha desarrollado un interesante plan en Bali para edificar increíbles villas prefabricadas ecológicas.

El proyecto, denominado “stilt studios” -o estudios sobre pilotes- busca crear espacios experimentales que puedan construirse en sitios con formas extrañas o parcelas con terreno difícil. Como Indonesia se compone de más de 17.500 islas, Dornier propone que las unidades se puedan erigir rápida y fácilmente en áreas remotas, encontrando una forma creativa y funcional de mejora para las economías locales y el acceso a la vivienda. 

“Estamos trabajando en una variedad de alteraciones de estructuras de tensión suspendidas, con diferentes expresiones de fachada que son personalizables en diseño y material”, dice Alexis Dornier, explicando el proyecto, que puedes apreciar en las fotografías. Una combinación de materiales sostenibles y ecológicos, espacios diáfanos, pragmatismo, luz e integración con la naturaleza.



“Hay soluciones de varios niveles y diferentes tamaños de edificios, ya que este concepto es escalable. lo que tienen en común es que son pequeños y compactos, reducidos a un conjunto mínimo de espacios que ofrecen la experiencia fuera del suelo”, apunta la arquitecta a Desing Boom.

Además de tener una huella física mínima, otras características sostenibles incluyen grandes voladizos diseñados para reducir la ganancia de calor solar, la recolección de agua de lluvia, la ventilación cruzada o los paneles solares generadores de energía para abastecer la demanda eléctrica de la vivienda.

También se prevé que se puedan cultivar alimentos debajo de las estructuras con vegetación que abarque los hogares elevados. Dornier agrega que planea trasladar su propia oficina a un estudio de esta índole, que se construirá sin quitar ningún árbol del bosque.

Fuente | Design Boom

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *