Frases para Instagram graciosas

33. Podrías ser una persona madrugadora… Si las mañanas comenzaran a medio día.

34. Si tu ex dice “nunca vas a encontrar a alguien como yo”, dile “¡esa es la idea!”.

35. Fin de semana, no me dejes.

36. Necesito seis meses de vacaciones 2 veces al año.

37. Dame el chocolate y nadie saldrá herido.

38. A veces me siento mal… Entonces acomodo la silla y me siento bien.

39. ¡Tierra trágame! Pero escúpeme en las Bahamas.

40. No juzgues un libro por su película.

41. Trabajar no es malo, lo malo es tener que trabajar.

42. Hogar es donde se conecta el WiFi automáticamente.

43. Como tu mejor amigo, siempre te recogeré cuando te caigas, después de reírme.

44. Ver una cucaracha en mi habitación no es aterrados. Lo es cuando desaparece.

45. Nunca dejes para mañana lo que puedas hacer pasado mañana.

46. Encontré que solo hay una forma de parecer flaco: salir con gente gorda.

47. El vino es la prueba de que Dios nos ama y ama vernos felices.

48. Nunca bebo agua por las cosas desagradables que los peces hacen en ella.

49. Los hombres son tan leales como sus opiniones.



50. Santa Claus tenía la idea correcta: visita a la gente una vez al año.

51. No pienses que eres una persona fea, piensa que eres un mono hermoso.

52. Mis vecinos escuchan buena música. Les guste o no.

53. Amo mi trabajo, sólo cuando estoy de vacaciones.

54. Nunca olvida una cara, pero en tu caso, estaré feliz de hacer una excepción.

55. Si no soy nadie, y nadie es perfecto, entonces soy perfecto.

56. Algunas veces tomo agua, solo para sorprender a mi hígado.

57. Dios creo el mundo, todo lo demás se hace en China.

58. Soy muy flojo para ser flojo.

59. Si la montaña viene hacia a ti, corre, porque se está derrumbando.

60. Todo es divertido, mientras que le esté pasando a otra persona.

61. Solía vender muebles para vivir. El problema es que eran míos.

62. No necesito que me recuerdes mi edad. Tengo una vejiga que lo hace por mí.

63. Mejor llegar tarde que fea.

64. Comer para vivir y vivir para comer.

65. Todo el mundo me dijo que podía llegar a ser cualquier cosa, así que decidí ser apetitosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *