La autonomía hace sentirse más jóvenes a las personas mayores

Los adultos más mayores se sienten más jóvenes cuando perciben que tienen control sobre sus vidas, con independencia de su estado de salud y su nivel de estrés. En los adultos más jóvenes, estos factores sí son influyentes, y no la sensación de autonomía.

Un estudio reciente sobre la psicología del envejecimiento ha descubierto que los adultos mayores se sienten más jóvenes cuando perciben un mayor control sobre su vida diaria, independientemente de su estrés o sus problemas de salud. No ocurre lo mismo con los adultos más jóvenes, a los que la sensación de independencia no les produce esa sensación de mayor juventud. A ellos, sin embargo, sí les afectan más la salud y el estrés.

El estudio ha sido publicado en el Journal of Gerontology: Psychological Sciences, y se realizó con el apoyo del Colegio de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Estatal de Carolina del Norte, en Estados Unidos.

«Recientemente descubrimos que hay cosas que los adultos mayores pueden hacer para mejorar la percepción sobre el control de su vida cotidiana», explica Shevaun Neupert, profesora de Psicología en la Universidad Estatal de Carolina del Norte, en un comunicado.

La también coautora del estudio se refiere a otro publicado el pasado mes de enero, en el que los investigadores descubrieron que el sueño, el estado de ánimo y el estrés afectan la medida en que los adultos mayores sienten que tienen control sobre sus vidas.

“Ahora, este estudio destaca cómo esos sentimientos de control influyen en las percepciones de la edad. Cuanto más control sienten que tienen sobre sus vidas, más jóvenes se sienten», explica Neupert.

Diferencias entre los más jóvenes y los más mayores

Para este estudio, los investigadores realizaron una encuesta diaria durante ocho días consecutivos a 116 adultos mayores de entre 60 y 90 años y a 107 adultos jóvenes  con edades comprendidas entre los 18 y los 36 años.

A los participantes del estudio se les hicieron preguntas dirigidas para evaluar su estrés diario, su salud física, la sensación de control sobre su vida diaria y la edad que tenían.

«La sensación de control de todos fluctúa de un día a otro, o incluso a lo largo del día. Eso es normal», explica Neupert. “Descubrimos que cuando los adultos mayores se sentían más control, también se sentían más jóvenes, incluso cuando se tuvo en cuenta el estrés y la salud física».

Sin embargo, el sentido de control de un individuo no tenía relación con las autopercepciones de la edad de los adultos jóvenes. Pero el estrés y los cambios adversos en la salud hicieron que los jóvenes se sintieran mayores.

«Esto resalta la importancia de que los adultos mayores conserven cierto sentido de autonomía», señala Neupert. «No es solo algo agradable de hacer, en realidad afecta su bienestar».

Vía: Tendencias 21

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *