Más descanso impacta en mejores relaciones y mejor salud

Una investigación publicada en el periódico Psychoneuroendocrinology, de los Estados Unidos, sostiene que las parejas que duermen poco son más agresivas a la hora de resolver sus conflictos maritales y pueden sufrir serios problemas de salud.

Investigadores de la Ohio State University realizaron un estudio para conocer cómo la interacción maritalinfluye en la salud de las personas.

En la experiencia participaron 43 parejas cuyos conflictos eran comunes, como el manejo del dinero, el tiempo que pasaban juntos en familia, entre otros. Lo que las diferenciaba era la forma en que resolvían los problemas. Algunos lograban discutir constructivamente mientras que otros eran hostiles y negativos.

Las parejas que participaron de la experiencia tenían entre 3 y 27 años de casadas y sus integrantes acumulaban entre tres y media y nueve horas de sueño durante la noche.

Los resultados del novedoso experimento

Después de dos visitas al laboratorio en las que contaron sus conflictos y del análisis de varios videosque mostraban los intercambios durante las discusiones , surgió un patrón común y los científicos llegaron a la conclusión que las parejas con conductas más hostiles eran las que dormían menos.

Según Janice Kiecolt-Glaser, experta en vínculos y directora del Ohio State Institute for Behavioral Medicine Research, “cuando la gente duerme menos es como si mirara al mundo a través de un par de lentes oscuros. Su humor se torna pésimo. Se convierten en gruñones. La falta de sueño lastima las relaciones”.

Los resultados arrojaron que tanto los que duermen siete horas como los que descansan menos discuten, pero al final resuelven en forma diferente la problemática. Los primeros suelen discutir empleandopalabras más amables y tonos moderados.

¿Y la salud?

Un dato relevante y más revelador de esta experiencia resultó el conocer cómo afectaban las discusiones a la salud de cada integrante de la pareja. Para esto, les tomaron muestras de sangre antes y después de la pelea con su esposo/a. Estas muestras permitieron medir índices de una proteína la cual se podía vincular con infartos, cáncer u otros problemas de salud.

La conclusión a la que llegaron los investigadores fue que cuando los integrantes de la pareja duermen pocas horas, los conflictos maritales dañan las relaciones y también al cuerpo. Esto sucede porque después de esos momentos de gran hostilidad, el cuerpo genera altos niveles de proteínas inflamatorias en la sangre. La Dra. Kiecolt-Glaser concluyó: “La falta de sueño no solo daña las relaciones. Genera vínculos conflictivos más duros con el cuerpo”.

Vía TN Argentina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *