Zoom compra la startup Keybase para robustecer la seguridad de su plataforma

El auge de las videoconferencias durante la cuarentena ha catapultado al estrellato a Zoom, una app que ha pasado de tener 10 millones a 300 millones de usuarios en tiempo récord.

Sin embargo, su éxito ha visto empañado por sus múltiples deficiencias en cuanto a seguridad (que Zoom está tratando de paliar, eso sí, implementando todo tipo de cambios en su plataforma).

En el ojo del huracán por no pocas polémicas en las últimas semanas, Zoom se ha visto particularmente en la picota por ufanarse de utilizar el cifrado extremo a extremo en su plataforma, algo que no es del todo cierto puesto que emplea en realidad una variante de este concepto menos segura y susceptible de eventuales ataques.

El cifrado extremo a extremo (en su concepción más habitual) implica el uso de una clave privada que pueden utilizar única y exclusivamente los participantes en la conexión. Los datos permanecen cifrados hasta que llegan al destinatario, que solo entonces los puede descifrar para mostrarlos (sin que tales datos pueden llegar en ningún momento a ojos de terceros).

En el sistema de cifrado empleado por Zoom las claves se almacenan en los propios servidores de la compañía, por lo que ésta tiene acceso a priori a todas las videollamadas de sus usuarios. Además, por defecto la mayoría de medidas de seguridad están también deshabilitadas en la app.

La tecnología de Keybase hará posible el cifrado extremo a extremo sin injerencias de terceros en Zoom

Zoom ha argumentado limitaciones de carácter técnico para justificar las deficiencias de su plataforma, pero parece decidido a hacer más segura su app. Prueba de ello es que acaba de cerrar la adquisición de la startup Keybase.



Mediante Keybase es posible cifrar archivos y conversaciones empleando claves privadas e integrando el cifrado extremo a extremo sin posibilidad alguna de espionaje por parte de terceros.

Zoom ya ha adelantado que integrará la tecnología de Keybase en su plataforma para que el cifrado extremo a extremo sea por fin total en la famosa aplicación.

Con la tecnología de Keybase integrada en Zoom cada videoconferencia estará pertrechada de ahora en delante de sus propias claves privadas que utilizarán única y exclusivamente los participantes y se eliminarán cuando concluya la sesión.

Zoom advierte, eso sí, de que la integración del cifrado extremo a extremo en su plataforma hará que algunas funcionalidades se pierdan, pero el objetivo es garantizar a sus usuarios una mayor seguridad y privacidad.

Se desconoce por el momento la fecha en la que se implementará el cifrado extremo a extremo de Keybase en Zoom. Además, a esta tecnología tendrán acceso en principio solo los usuarios de pago de la app.

Vía: Marketing Directo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *